Destacada

Cuando le Pego, es mi Placer

“Sus marcas me apasionan” – Piti

Los que hayan leído acerca de mis degeneraciones sabrán que tengo la mano pesada. En realidad, se me hace difícil explicarlo, por que no necesariamente me excita lastimarla hasta marcarla, si no que me encanta cuidar de ella luego de haberla destruido. A ver, les cuento que hace unos días discutimos por la tontería más grande del mundo. Tan es así, que no recuerdo que carajos comenzó la discusión. Solo recuerdo que al terminar quería cogerla salvajemente y hacerla gritar. Es una puta compulsión, me encanta la combinación de dolor y placer.

Usualmente utilizo juguetes o látigos para pegarle, pero ese día decidí que mis manos eran suficientes. Con la mano puedo sentir can fuerte le estoy pegando. Confieso que la penetre como si fuésemos novios de años, es decir, vainilla. Lo hice a propósito por que quería darle la seguridad de que iba a ser sexo común y corriente. Así que me prepare y justo cuando ella iba a correrse por primera vez… levante mi mano y la deje caer con la fuerza suficiente para abrir su piel justo sobre sus senos. No pare, alterne mis golpes aleatoriamente entre sus pecho escuchándola gritar cada vez más con cada contacto. Juro que mi pene iba a reventar por la escena. Pegarle es adictivo y sumamente erótico. Mis golpes no pararon hasta darme cuenta que la había hecho sangrar de las repetidas veces que golpeé sus senos.

Sabiendo que estaba a punto de venirme dentro de su vagina, solo podía pensar en destrozar sus nalgas. Así que, en la posición de misionero, saque mi pene y levante sus piernas hasta que sus nalgas estuvieran expuestas y en el aire. No pensé dos veces y lancé una avalancha de nalgadas sobre sus glúteos, con cada nueva nalgada, marcaba sobre la anterior y era de mayor intensidad y dolor. Les confieso que le pegue hasta que mi mano me dolió, pero ella solo podía llorar y pedir mas. Así que la complací, la penetre de una y sentí como su canal vaginal colapsaba de placer orgásmico con mi pene introducido hasta los testículos. Juro que no pude aguantar, me tomo 20 segundos mas chorrearme dentro de ella.

Pero no para ahí, el cuidado después de pegarle es mucho más erótico. Escucharla decir, ” necesitaba que me destruyeras”, le vuela la cabeza al más bravo. Luego de curar sus heridas y cuidarla, no hay nada más rico que dormirnos abrazados sabiendo que nos dimos el máximo placer. Las marcas en su cuerpo hablan de cuanto la amo.

Destacada

Un Mejor 2020

Ella me tienta – Lola

¿Como comienzo la historia? Se me hace difícil contar cosas que involucran otra personas ya que tratamos de mantener el anonimato de todo el mundo hasta el momento de hacer videollamadas o encontrarnos para comernos. Total, aquí va mi mejor intento de contarles este encuentro. Resulta que llevamos varios meses hablando con una chica de 19 años. ¿Que tiene eso de complejo? Pues, Yo tengo 36 y ella 26. En teoría, la chica puede ser mi hija si hubiese sido papá a la edad de 18 (pudo totalmente haber pasado por lo caliente que era y las veces que se rompió el condón a esa edad).

Quisiera poner una foto de la chica pero por respeto a ella no lo haré. Creo que la mejor palabra para describirla es…. inocente. Inocente para todo… Lola y yo llevamos años experimentando nuestro cuerpos y sabemos que nos gusta y que no, ¿pero ella? A ella le faltaba probar una chica. Todo empezó con mensajes inocentes que terminaron con Lola y ella masturbandose por vídeo llamada. Nunca había visto una chica disfrutarse tanto una session de masturbación con Lola. Se mordía los labios, se tocaba y se mojaba mientras veía a Lola venirse ves tras vez. No pude evitarlo y terminé cogiendo a Lola en 4 hasta que todos nos vinimos de una. Luego de esto la relación pasó a mensajearnos a diario, y sobre todo compartir las calenturas. Durante meses intercambiamos mensajes de texto, fotos y vídeos eróticos. Pero la realidad es que queríamos tenerla. Lola quería quitarle la virginidad lésbica a la chiquita. Meses de intentar y no lo logramos, la realidad es que nos decepcionamos un poco y pensamos que jamás iba a pasar, los momentos perfectos claramente son difíciles de lograr.

“Haciendo venir a Lola”

Un buen día decidimos llegar hasta su lugar de trabajo. Irónicamente nos la encontramos en la entrada de su trabajo y me reconoció de inmediato a mi. En un segundo si su cara de preocupación, excitación y sobre todo duda. Pasamos alrededor de unas horas en su área de trabajo donde Lila y ella intercambiaron esas miradas calientes y yo solo podía imaginarme la escena entre ellas. Los mensajes esa noche fueron más que calientes. Así que le dejamos una tarjeta de hotel con el número del cuarto y nos fuimos esperando que llegara en algún momento. De más está decir que al entrar Lola y yo nos sacamos chispas y no pude evitar venirme dentro de ella.

Al otro día, nos dimos cuenta que nunca llegó. Que nos quedamos esperando a la chica y nos dijimos, “si no paso anoche, jamas va a pasar”. Minutos más tardes, “¿Donde están?. Y ese Segundo supimos que iba a pasar. Así que la invitamos a nuestro cuarto y esperamos. LARGAS horas más tarde recibimos la llamada, “estoy abajo en recepción”. Lola brincó de su cama y se dio el baño más rápido de la historia mientras yo salía a buscarla. Usa a un pantalón corto de tela y una blusa corta. Entro a nuestro cuarto y noté el nerviosismo de ambas. De Lola porque no sabía hasta donde podía llegar (no discutimos con ella esto de ante mano) y de la chica por que nunca había estado con otra mujer. Así que comenzamos a hablar de donde era que íbamos a cenar juntos y de que hacíamos para vivir. No se cual fue la excusa pero me fui al baño para darle privacidad. Al salir, escuché el sonido peculiar de besos. Miro a mi derecha y Lola tiene su lengua en las amígdalas de la chiquita, completamente desnuda y la manos de ella en sus tetas y viceversa. Entendí mi rol, me tocaba mirar como Lola le quitaba la virginidad a su chica. Era hermoso, así que procedí a hacer lo que todo buen hombre haría, masturbarme mientras mi chica se comía su nena. ¡La vida era hermosa! Vi como la chica por primera vez sentía una vagina en sus labios y vi como Lola de daba instrucciones de como chuparsela. Vi como Lola le enseño a chuparle los pezones. Vi la inexperiencia de la chica así que le acerqué, verga en mano, y le dije que tenía que hacer, como tenía que chupar a Lola y como darle dedo. Que Lola con uno no es suficiente y que meterle la mano hasta la muñeca está perfectamente bien. Un minuto más tarde Lola se vino y grito de placer. Verla se I desnuda fue tan Rico, que solo pude pensar que que pasaría la próxima vez que estuviéramos juntos.

Todavía la esperamos, creo que la asustamos. Pero la queremos a ella o algo más parecido. El domingo son las fiestas de la Calle San Sebastián en San Juan y pensamos que podíamos llevárnosla de viaje. VEREMOS.

Destacada

Electroshock

Todos deben estar claros que soy un depravado. Quiero hacer énfasis a que las chicas que nos leen, que seguiremos audicionando para la chica perfecta. Tenemos que admitir que no hemos encontrado dicha chica. De todas, hay una chica del oeste de la isla que nos tiene locos. La mencionamos miles de veces en nuestras sesiones y fantaseamos con sus fotos de Facebook. ¡Lo más interesantes es que está interesada en nosotros! Tiene mucho interés en Ella y en los juegos. El día que se de, esperamos que sea orgasmico de principio a fin. La chica desea experimentar con nosotros y nosotros queremos pervertirla y enseñarle todo lo que podamos. Dicho eso, no nos cerramos a las posibilidades, si deseas que te pervirtamos… ¡escríbenos! Recibimos mensajes al Messenger de FB y al DM de Twitter.

¡A lo que vinieron! Si… me encanta electrocutarla. Todo empieza con mi plan de torturarla. Ese juguete llego a nuestro calabozo por error. Bueno, no por error, si no que ya había comprado TODO lo demás en la vitrina de tortura del “sex shop” al que vamos, así que ese era el último por comprar. Solemos probar los juguetes nuevos individualmente para poder evaluarlos y saber que le gusta y que no le gusta a Ella. Les digo como funciona; los electrodos (chupones) se pegan cerca de donde quieres contraer los músculos. Con el control, mantienes la velocidad y la fuerza de la contracción. Inicialmente, este juguete era un artefacto utilizado en sesiones de terapia física y rehabilitación. Nosotros los depravados le dimos un mejor uso.

Dos de los electrodos encontraron su camino a sus senos. Decidí separarlos solo porque quería que sintiera las cosquillas y no las contracciones. Con cada correntazo, podía ver como arqueaba su cuerpo. Ahora, ¿los otros dos? Los pegue a ambos lados de su vagina. WOW, solo quisiera que sintieran cuán poderoso se siente cuando la penetraba y a la vez sentía como su utero se contraía salvajemente. No podíamos contenernos, es algo indescriptible, tienes que sentirlo para que tengas la experiencia. Llego el momento que sus gritos daban terror cuando subí los controles al máximo. Si… el dolor era evidente, pero funcionó haberla amarrado de piernas y manos. Así, aun aunque se moviera, no podía removerse los juguetes. Creo que eres día tuvimos uno de los orgasmos más fuertes que hemos tenido. Creo que para ese entonces era uno de los primeros días que ya podíamos hacerlo sin preservativos y estoy más que seguro que deposite galones dentro de su estrecho utero.

Si tiene la oportunidad, please, trátenlo. ¡Experimenten, y nos cuentan!

Destacada

Un Trio Entre Dos

– el cuarto de la depravación.

Ella y yo estamos de acuerdo…. de todas las anormalidades que hemos hecho juntos, creo que lo que les voy a contar está en el top 5 de nuestras anormalidades.

Resulta que mientras estaba conociéndola a Ella, estuve con otras chicas. Es una larguísima historia, pero la realidad es que Ella y yo no éramos exclusivo. Así que estuvimos con otras parejas en lo que nos conocíamos. Dicho esto… aquí les va la bellaquera. Estuve con esta chica viviendo en casa por unas semanas. No se que carajos estaba pensando, pero pues… aunque era sexo “vainilla”, entretenía en algo. Los que son fieles lectores de este blog habrán podido leer en una de mis entradas (Presioné Aquí) lo depravado que soy. Me aburre lo mismo en la cama y TENGO que inventar. Así que a la semana de la chica estar viviendo en casa ya no podía aguantar las ganas.

¿Que hacer? Le envié un mensaje a Ella. La conversación fue algo así:

Yo: Te quiero partir, ven a casa.

Ella: Pero…. ¿y la otra muchacha?

Yo: Aquí esta.

Ella: ¿!Y como le hacemos!? Tu sabes que yo grito.

Yo: ¡Que se Joda, necesito venirme en tu culo? ¡Yo le meto un embuste y me aseguro que no salga del cuarto!

Ella: ¡Dile para comérmela entre los dos!

Yo: Le dije y no quiere… ¡vente que te voy a rompe toda!

Ella: Llegó en 10 minutos.

Les confieso que metí el mejor embuste de mi vida para que la otra chica se quedara en la habitación superior durante la sesión de sexo intenso que iba a tener. Así que Ella llegó, le hice señas para que no hablara, y la lleve a la sala y la besé apasionadamente. De esos besos que te enamoran… de los que sacan suspiro. Me puse el profiláctico como pude, la escupí y de una la penetre. Llevaba una semana sin Ella y no podía controlarme. Les confieso que verla venirse en silencio me jodio la cabeza. Usualmente sus gritos llenan la casa de pasión, pero verla tener que controlarse para poder hacerlo, me mataba. Luego de varios orgasmos me dijo la palabra mágica…. “comeme el culo”. Así que la voltee, le escupí el ano y de una la penetre. Paso lo que nunca había pasado… se rompió el profiláctico. Esa sensación de piel con piel es inigualable. ¿Como les explico que me vine de una? ¡Nunca había pasado! Y justo ahi, en el preciso momento que se rompe el condón, le eyaculo adentro y siento cuando su ano se contrae de orgasmos al sentir mi semen llenarla hasta desbordarse. ¡Verla venir en silencio me mato! ¿A ella? La descontrolo y salió a una esquina de la habitación a pasar los orgasmos intensos, ¡uno tras el otro! Si ya han leído el post de Las 24 Veces sabrán lo golosa que es Ella…..

Hago un alto para explicar lo siguiente… conocer a tu pareja es importante. Tienes que saber hasta donde la puedes llevar y reconocer si puedes subirle a tu grado de depravación. ¡Comunicación!

Sabiendo que podía darle más… sin mediar palabra… me levante, fui a la cocina y busqué una botella de vino. No le dije nada… solo abrí sus piernas, escupí el cuello de la botella y procedí a meterla hasta lo más profundo que aguantara. ¡Verla gritar en silencio es bello! La destruí por lo que parecía una eternidad. Justo cuando pensé que Ella no podía tener más orgasmos anales, me quitó la botella de vino, la fijo en el piso y se sentó sobre ella hasta venirse por enésima vez.

Así CASI culmina la historia de un trío de dos. Digo casi porque estuve con dos chicas en el mismo lugar sin que una de ellas supiese que estaba follando la otra. Se preguntarán, ¿qué pasó con la chica? Esa misma noche preparé una tabla de quesos y descorche una botella de vino… si… la misma con la cual le había destrozado el ano a Ella. Una vez descorchado, tome el corcho y le dije a la chica, ¿que te parece. Los aromas? A lo que le contesto, “wow, este vino huele riquísimo”. No saben como tuve que controlarme para no eyacular de solo pensar que estaba olfateando el mismo vino con el cual, que hace unas horas, Ella se estaba destruyendo el trasero.

Y ahora si… este fue el día que hice un trío de dos!

Destacada

La Primera Vez

…Comeme el culito…

— Ella
  • Soy fiel creyente de que lo que está para uno… pase lo que pase, te va a tocar. Es decir, lo que va a pasar, pasará.Y así comenzó la relación con Ella. Confieso que me enamore de ella de una. Su carisma y seguridad son incomparables y la veo en pocas chicas. Mujeres… aprendan… no hay nada mas excitante que una mujer segura de si misma. La realidad del caso es que comenzamos sin pretextos y sin expectativa alguna. Una simple invitación bastó para que viniera a casa a visitarme. En mi caso, nunca tengo expectativas la primera vez que estoy con una pareja, de esa manera no me decepciono. Llego a casa y tenía su vino y ¡no hay nada mejor que tener su licor favorito! Consejo… hombres… tendemos a ser brutos… dese un break! La realidad es que los varones no controlamos un CARAJO! Son las mujeres que controlan si vamos a la cama o no. AHORA, esta del hombre que se sienta lo suficientemente cómoda para que se libere, experimente y disfrute.
  • Una copa, lleva a la otra y la otra… lleva al beso. Que puedo decir aparte de… deliciosos… me perdí en sus ojos y me encontré en sus besos. La verdadera pregunta es, ¿cómo le dices que eres un depravado y que en realidad quieres amarrarla a la cama, pegarle, asfixiarla y luego venirte en su boca? La realidad es que siempre se me hace complicado y la mayoría de las chicas solo aceptan un porciento de lo que usualmente hago con Ella. NUNCA había podido ser COMPLETAMENTE abierto, pero luego de haber estado un montón de tiempo en una relación vainilla, me canse y decidí ser como soy.

    Llegamos a la cama y algo raro paso… no sentí temor de su parte. Me pegue a ella y le susurré, “no te puedes enamorar de mi”. Acto seguido me dijo, “Comeme el culo”. Lectores… no hay nada mas cabrón que escuchar esa frase de la primera. Les estoy diciendo que por ella estar en sus días, ni tan siquiera masturbarla o comerla le había hecho. Escuchar “Comeme el culo” es la frase más rica que le puedes decir a un amo.

    Le baje su pantalón, y sin lubricarla, la penetre. Sus gritos son ensordecedores… lo cual me hace excitar mas. Sin lubricación, penetrarla la lastima a ella y a mi… pero cuando ella pide más, más yo le doy. Su dolor y placer la llevaron a sus primer orgasmo. JAMÁS había escuchado algo así! ¡JAMÁS! Sus gritos y gemidos me mataron. De una me di cuenta… puedo ser el depravado que soy con ella. Horas… HORAS… HORAS… de sexo anal… pensé que la desgarraba. De la primera supe que pegarle estaba bien… y créanme… le pegue… sin pena… sin quitarle. Le pegue fuerte, y con cada palmada sus orgasmos eran más intensos. Tengo un “problema”, y es que me tardo en eyacular, lo cual me hace durar horas antes de eyacular. De más es decir que estuve HORAS y ella me aguanto.

    La combinación de dolor, placer y orgasmo me hicieron venir en su culo. Esa noche jure que sería como soy… un depravado con ella. Luego de venirme dentro de ella, abrazados, hablamos de todo lo que nos gusta. Esa noche descubrí que los límites con ella no existen. NADA está fuera de límites para nosotros… de todo lo que hemos hecho en el último año sale la necesidad de contarlo. ¡NADIE nos creería, así que se lo contamos a ustedes!

    ¿Próximo blog? El primer juguete… ¡review y la historia de la primera vez que lo usamos!

    … Son Buenos pa’ la Ensalada

  • Se me hace bien difícil controlar mis depravaciones. Ya lo había discutido antes en este blog, no somos ninfomaníacos (eso tiene otras implicaciones) pero si somos hipersexuales. Es decir, no es que NECESITAMOS tener un orgasmo diario, pero es preferible. Como paso, no se, pero estuve un día solo en casa y me hacía falta mi chica. Así que recurrí a la vieja fiel y confiable, ¡conseguir mi orgasmo viendo porno! Ojo, trato de ver porno para algunas cosas en específico:
  • 1.Para excitarla haciéndola verme masturbar.
  • 2. Para entretenerme cuando mi chica no está.

    3. Para aprender nuevas y mejores técnicas.

    Así que, mi chica no estaba y decidí castigarme yo mismo. Tengo que admitir que lo que me excita del porno no tiene que ver con la chica que está en pantalla. La mayoría del tiempo termino viendo porno amateur y viniéndome sólo escuchando los gemidos de la chica. Lo que quiero decir con esto, es que el porno que me motiva es situaciónal. Lo bueno de esto es que en realidad no te encajonas en un solo tipo de porno, si no que estás abierto a explorar de todo (excepto sexo gay H/H, definitivo no me motiva). Les explico para que entiendan que no se como coño llegue a estar viendo chicas insertándose objetos en la vagina y/o ano. No se que me hizo quedarme viendo a una chica joven metiéndose lo que parecía un pepino gigante en su vagina, pero sin miedo, con gusto y tanto estuvo que sus gritos orgasmicos hicieron que me corriera. Dispare mi semen y me quede dormido sin titubear. Cuando volví de mi placentero sueño, le envié el vídeo a mi chica por mensaje de texto y en realidad lo dejé allí, sólo pensé en compartir lo que me hizo llegar al orgasmo.

    Que iba a pensar que a las horas mi chica me iba a enviar la foto de portada con un mensaje que leía, “para que me lo hagas a mi esta noche”. Tengo que admitir que no fue esa noche, pero al día siguiente empezó nuestro juego diario. Le pedí que se acostara boca arriba y no tarde en buscar ambos pepino. Solo escuché una voz que me dijo desde la cama, “escoge el más derecho”. Ya desde ese momento sabía que me iba a ir bien. Procedí a lavar el vegetal con jabón desinfectante y a secarlo. Me posicione entre sus piernas abiertas y sin medir palabra comencé a jugar con su sexo. Para mi fue más que excitante ver como con cada pulgada que la desgarraba, sus gritos de placer y dolor se mezclaban. Por experiencia solo le dije que no la quería partir así que ya sabía donde detener la salvajada de penetración en su vagina. Quería verla venir, así que prendimos el Domi (su vibrador favorito) y lo combinamos con cada penetrada del pepino.

    Les juro que jamas la había visto tan cremosa y excitada. Su orgasmo fue solo uno, pero fue tan intenso que expulsó el pepino y justo detrás una catarata de sus jugos.

    Ver como tu pareja se viene y verla botar todos sus jugos es estúpidamente excitante. Hay vídeos… pero nos los reservamos. Si nos añades a Facebook o a Twitter y nos escribes al DM, lo podemos pensar.

    La Marcas en Su Cuerpo

    La contestación a tu pregunta es SI. O sea, si le duele, si las lagrimas son reales y su gritos también. Aquellos fieles lectores ya saben que tengo un tema con causarle dolor a mi chica (presiones aquí) pero hay una línea que solo cruzo de vez en cuando. Esa línea son las marcas.

    La primera vez que la marque habíamos tenido una discusión por que si solía marcar a mis parejas anteriores, pero ella no. Permitanme explicar por qué no. Hay una gran diferencia entre marcar una chica del ganado a marcar a la chica que vive contigo. Hay que entender que para tener mi tipo de depravacion hay que poder separar tu personalidad de la sexualidad. O sea, hay que ser un depravado, sin ser un depravado. Con Ella, línea se cruza contantemente pero previamente no era así. Es fácil mandar a su casa a una chica que jamás volverás a ver sangrando luego de hablarle pegado. Lo que es difícil es conseguir el valor para lastimar lo que amas y luego quedarte para cuidarla.

    El día de la discusión salió a relucir que ella quería TODO incluyendo las marcas, le trate de explicar pero su molestia era visible. Así que decidí, sin decirle, que la próxima vez iba a destrozarla. Unos días más tarde, mientras se preparaba para ir a su trabajo, la hale sobre mi y como es de costumbre le hice el amor rudo. Estuvo intenso y estoy claro que se vino varias veces, pero esta vez no me vine. Me lo aguante, justo cuando pensó que me iba a venir dentro de ella me detuve abruptamente, la tire de mala gana a mi lado y me fui a mi armario y removí un gancho o percha de plástico. Ella me miraba atentamente a los ojos mientras preparaba el “juguete” y volví a la cama. Me senté y le dije, “acuéstate en mi falda”. Ella sabía lo que iba a suceder, pero su cara era enigmática. La acosté y le susurré al oído, “Te portaste mal. ¿Cuantos azotes crees que te merece?” Me miro con una mirada en blanco, como diciendo, “no se, pero pégame”. No necesité mas y le dije, cuéntalos, van a ser diez. Les juro que nunca le había pegado a alguna chica tan fuerte en mi vida, pero con cada golpe en sus nalgas me excitaba más. Sus gritos eran ensordecedores pero podía ver su vagina cada vez más húmeda con cada golpe. Su llanto era real, pero amaba tanto a su amo en esos minutos que me permitió destrozarla. Lloro, grito, se vino y lloro.

    ¿Que creen si en la próxima les cuento como le destroce los senos?

    Sexo Virtual

    Las cosas pasan cuando tienen que pasar. Haces unos días, quería “fistearla” a Ella. Aquellos que no saben que significa, es básicamente meterle la mano (anal o vaginal), luego cerrarla y sacar y meterla hasta que tenga su orgasmo. Para que entiendan, esto jamás hace a secas, la dama tiene que estar sumamente lubricada y demás está decir que excitada. Ahora, sabiendo que mi mano es gigantesca para el tamaño de su vagina utilizamos un “butt plug” gigante (de paso, le cabe completo en su ano) pero en vez de utilizarlo anal, lo usamos vaginal.

    La escena se ve algo así: Ella acostada boca arriba con sus piernas abiertas hasta el máximo. Ella tiene su vibrador favorito justo sobre el clitoris y yo tengo el juguete entrando y saliendo hasta el punto de sentir resistencia. Todo esto está pasando al mismo tiempo, y como quiero escucharla gritar de placer y dolor, decido meterte un dedo en el ano. Esa es su debilidad, así que lo escupo y sin pedirle permiso lo tiene en el culo. Recuerde que todo esto empezó por que quería meterle la mano entera dentro de sus vagina (🤜). En el segundo exacto que le penetro analmente, Ella grita y gime de orgasmos e involuntariamente empuja su vagina hacia el juguete como buscando que la penetre más profundo. ¿El problema? El juguete estaba hasta lo máximo y ese último empujón le desgarro la vagina por dentro.

    – Caliente anoche, mientras cenábamos.

    El verdadero problema es que en realidad yo quería desgarrarla ya fuese anal o vagina, pero la realidad del caso es que no había querido. La razón es que Ella es mi pareja y no una chica para usar y descartar. En ocasiones anteriores no tenía problema con usar a mi sumisa al máximo sin importarme si la desgarraba o la lastimaba, sabía que probablemente no volvería a verla. Pero Ella es diferente, es mi bebe. Además de vivir con ella, tengo que velar por su bienestar y seguridad. Así que no había querido desgarrarla aunque ya habíamos hablado del tema. Dicho esto, me asusté un poco por la cantidad de sangre que tuvimos que controlar. Les confieso que me excite pero tuve que para para darle el cuidado que requería. La cuide, la bese, la ame y hablamos acerca de lo sucedido.

    Como entenderán, Ella no puede usar su vagina por varios días a lo que sana en su interior. Así que estuvimos buscando actividades alternas para saciar nuestro apetito sexual voraz. Les confesamos que por el contenido de nuestra página hemos tenido un arraigo en las redes sociales como Facebook y Twitter. En estas redes tratamos de aclarar dudas de nuestro estilo de vida y publicamos lo que estamos pensando en ese mismo momento. Es ahí que las redes sociales traen chichas que están experimentando su sexualidad y tienen deseos de tener otras experiencias fuera de las relaciones “vainilla”. Increíblemente tenemos muchas preguntas acerca de la primera vez en la cama. Preguntas a cerca de la tolerancia al dolor. Preguntas de cómo llevar a su pareja a pegarle o asfixiarlas. La realidad es que damos en consejo pero también esto añade a nuestra fantasía, nuestra relación y la meta final de conseguir una sumisa que viva con nosotros para que Ella sea su dueña.

    Ahora, a lo que vinimos, hemos publicado varías veces en nuestra redes que queremos hacerlos mientras nos ven por videollamada. La realidad es que la gente piensa que es un timo o que estamos tratando de aprovecharnos de ellos. ¡NO! ¡Nada más lejos de la realidad! En realidad lo hacemos por que somos unos depravados sexuales y nos encanta exhibirnos (🎼 Días de playa, noches de calor 🎶🎵). Así que, los llamados e intentos no siempre han sido fructíferos.

    ¡Hasta hoy! Siendo que Ella tiene su sexo limitado, decidimos solo masturbarnos. Y… lo publicamos en Facebook. En Segundo tuvimos una chica en nuestro Messenger que sabíamos que quería vernos. Llevábamos semanas hablándonos, pero no se había concretado nada. Alguna fotos, y mensajes explícitos, pero nada más allá. Hasta hoy… ¡le dijimos exactamente lo que estábamos haciendo y segundos más tarde estaba entrando una llamada a nuestro Messenger. La otra chica estaba en un lugar obscuro y no podía hacer mucho, pero Ella se botó. Mientras la “nena” nos veía, “mami” se lo chupaba a “papi”. Se metía mi pene hasta la garganta y sentía su lengua en mis testiculos. No saben lo excitado que estábamos ambos, viendo la chica disimular su excitación por que estaba en público. ¡Fue nuestra primera experiencia virtual! No fue la mejor, por que tuvimos que detenernos a medias, pero tenemos muchas ganas de continuar, no solo con esa “bebe” o “nena”, si no con más!

    Así que si te interesa mastubarte con nosotros, síguenos en Facebook o Twitter. ¡Queremos más chicas para masturbar os juntos y experimentar este mundo de manera segura!

    Que Cera; Cera 🕯

    Estoy claro que la frase original es Que Será; Será… así que no soy analfabeta, solo que creo que es justo y necesario que hablemos de nuestra experiencia jugando con cera. Aquellos que ya han leído nuestro blog saben que Ella tiene una alta tolerancia al dolor, es más, le encanta. Por mi parte, me vuela la cabeza el control y dominancia, así que somos perfectos para este tipo de aventuras.

    En ocasiones anteriores yo utilicé velas casera (de las que se usan en tiempos de huracán) con otras parejas. No estoy diciendo que no es un buen comienzo, PERO es un poco complicado si estas comenzado a experimentar con dolor/placer. La cera de las velas regulares se derriten a altas temperaturas. Así que hace que la cera regular sea MUY caliente. Dicho esto, la manera de controlar la temperatura es alejando la cera del cuerpo para darle tiempo a enfriarse antes de llegar a tu pareja. Con Ella, trate algo diferente, HICE EL ESFUERZO DE CONSEGUIR LAS VELAS CORRECTAS.

    Les cuento que las conseguimos tan cerca como en Condom World en San Juan, Puerto Rico. Vienen tres velas de diferentes colores. Ojo, los colores NO significan temperatura, es solo decorativo. Confieso que estaba desesperado de llegar a casa para probarlo con ella. Algo bueno de ser hypersexuales es que tenemos algún tipo de encuentros sexual por lo menos una vez al día, sin falta. Ahora, es importante que entiendan que no todos nuestros encuentros sexuales son de tipo BDSM, dicho eso, siempre incorporamos algo de dolor/placer/control solo porque a ambos nos gusta. Ese día fui con la mente de destruirla en la cama. Llegue, la bese apasionadamente y metí mis dedos torpemente dentro de ella. No era de sorprenderme, pero ya estaba empapada, goteando de placer. Aproveche para masturbarla con mis dedos por unos minutos mientras la besaba y con mi otra mano torturaba sus pezones. Hay algo tan Rico de escucharla quejarse de dolor mientras la beso que no podía parar de masturbarla mientras destruía sus pezones. Saque mis dedos de su vagina y me los chupe y no pude controlarme así que la tire en la cama, abrí sus piernas y me la comí. Ese dulce néctar de sus jugos me enloquece. Tengo que admitir que comérmela es uno de mis placeres en la cama y por eso me quedo por largo rato lamiéndola, lamiendo su clitoris y sintiendo como se viene en mi cara. Usualmente, eso nos toma de 30 a 45 minutos y nos prepara mentalmente te a ambos para lo que viene. Nos pone en sincronía como pareja y nos hace conectarnos más.

    Sabiendo que quería hacerla explotar, saqué la colección de juguete; la amarre de manos y pies y le vende los ojos. Coloque sobre ella los pads eléctricos (después le cuento de esto) y encendí la máquina. Sus gritos eran ensordecedores con cada correntaso que emitía la máquina, tan es así que podía ver como su vagina se contraía con cada descarga. Me acomode entre sus piernas y descanse mi pene a la entrada de su mojada vagina.

    Detuve los electrodos, saqué las velas y las encendí. A los segundos estaba listo para torturarla y decidí penetrarla mientras lo hacías. Mi blanco 🎯 fueron sus ricos pezones y esas primeras gotas de cera NO me fallaron. Sus gemidos eran de dolor, pero su cara era de puro placer. Podía sentir como me apretaba el pene mientras le caía cada gota de cera. Luego de saturar sus pechos tome control de sus abdomen y área pélvica, muy cerca de sus vagina. Los gritos eran ensordecedores, y no me pude controlar cuando sentí su orgasmo. Su vagina me apretó y sentí como me hizo venir de una. Estuvimos cerca de horas explorándonos, pero nada más exquisito que ver como mi semen sale de dentro de su vagina.

    Lo Hacemos Desde Siempre

    A ver por donde comienzo. ¿Que tal desde el principio? Tengo que admitir que me masturbo desde muy joven. En mi mente tengo vagos recuerdo de cuando era un niño, 3 o 4 años donde mis vecinas se duchaban conmigo y tomaban turnos tocándome. Solo recuerdo que me sentía excitado, pero a mi corta edad no podía hacer nada más que esperar que las niñas me bañaran. Ahora, mi primera vez fue accidental, lo descubrí subiendo por el tubo de metal de un canasto de baloncesto. Subí por él a sacar un balón de baloncesto atorado y cuando le deslice (estando en pantalones cortos) sentí una sensación orgasmica. Ese frío de inmediato y temblor por el cuerpo se sintió a otro nivel. Tenía, como mucho, 6 años. Ese tubo del canasto fue mi mejor amigo hasta los 8. A esa edad, jugué por primera vez a papá y mamá con dos niñas y antes de que entendiera que estaba pasando, los tres estábamos desnudos y mi erección era visible. NADA paso… pero mi curiosidad me llevo a contarle a otro amigo y me dijo, “¿Pero no te masturbaste?”. Era la primera vez q escuchaba la palabra y procedí a preguntarle. Entendí el concepto y creo que no dure 10 minutos en encerrarme en mi cuarto y masturbarme propiamente por primera vez. Descubrí que aquella sensación que me causaba el tubo del canasto me la podía causar yo mismo cuando yo quisiera. No les puedo explicar la emoción, pero entenderán que cada vez que podía me masturbaba. CLARO, a esa edad no había eyaculación, pero si la sensación. Seguí masturbándome hasta hasta que por fin, a los 14 años, una buena amiga se atrevió a masturbarme. No podía contenerme y terminé en su uniforme de escuela. Más me agrado cuando se limpio la mano con la lengua. Esa experiencia con ella me llevo a hacerle preguntas a cerca de la masturbación femenina, pero jamás tuve la fuerza de cara para indagar más allá de: “¿Te masturbas?, “¿Desde que edad?, “¿Con que?” Esas eran las únicas preguntas necesarias para mi en aquel momento, era lo que necesitaba para excitarme.

    ¡Hasta que llegó Ella! (Para los nuevo lectores, Ella es el seudónimo de mi pareja) A mi edad, nunca había tenida una conexión tan fuerte con alguien. No solo en lo rutinario y el día a día, si no la química sexual que ambos tenemos. Podemos sentirnos en la libertad de hacernos, pedirnos y dialogar lo que sea sin ser juzgados. Así que, en una de esas noche conociéndonos le pregunté a fondo a cerca de sus comienzo. Resulta, que al igual que yo, era demasiado curiosa de niña. Ella también tenía un tubo sagrado… el de la bicicleta. Un día, por error y curiosidad, a eso de los 8 años, se deslizó sobre el tubo de la bicicleta y vio la gloria. Rápido descubrió que reposicionando el asiento de la bicicleta, también lograba orgasmos. Ese fue su mejor verano, millas y millas corridas en esa bicicleta solo para conseguir sus orgasmos. Una cosa llevo a la otra y sus dedos la penetraron por primera vez. En el 9no cumpleaños, al romper la piñata, calló un envase de burbujas. Ella lo recogió del piso y esa noche experimentó su primera penetración con un “dildo”. Desde esa noche en adelante, ese fue su juguete favorito, y se masturbaba TODAS las noches con el. Una vez descubrió los orgasmos con su “dildo”, no paso mucho tiempo en que su cepillo de pelo encontró el camino para darse placer y orgasmos. De paso, el cepillo todavía existe. No fue hasta los 12 que un vecino la masturbo por primera vez.

    “Sigue siendo parte de nuestro Arsenal de juguetes sexuales.”

    Les cuento todo esto para decirles que, aunque llevamos desde chamacos experimentando nuestra sexualidad y masturbandonos todavía encontramos excitación en la masturbación. Mientras les escribo esto, ella tiene mi miembro en la mano y me esta masturbando. Es algo tan especial poder levantarse en las manana y sentir como te tocan hasta hacerte venirme. A ella la levanto acariciando su clitoris hasta que siento su cuerpo estremecerse. A varias décadas de haber empezado a masturbarnos, hemos encontrado que podemos complacernos mutuamente de esta manera.

    Una Máquina de Orgasmos

    Domi by Lovesense

    Como ya se habrán dado cuenta, no tenemos reparo en utilizar juguetes en la cama, en público y en donde sea. En realidad Ella no tiene reparo en utilizar lo que le pueda causar dolor/placer así que adquirí para ella el Domi de Lovesense. En realidad lo compre porque realizando los shibari descubrí cómo fijarlo entre sus piernas y quería torturarla con orgasmos. Así que para probarlo, en vez de amarrarla (toma un poco de tiempo y ese día estaba que la quería destrozar) utilice el tape de bondage. En nuestra experiencia, no es el mejor, pero resuelve.

    Amarre sus manos desde las muñecas hasta los codos, le puse su bozal (de esto les cuento en otro blog) y le amarré las piernas en tres puntos. Primero tobillos, luego rodillas y por ultimo los muslos. Ahh… pero antes fije el juguete entre sus piernas, descansando ligeramente sobre la cresta de su clitoris. Cabe señalar que a todo esto, el juguete estaba apagado y nunca lo habíamos utilizado. Así que, con la magia del control remoto, lo encendí en su modo más bajo. De una tembló… eso es indicio de que la noche prometía.

    Nueve (9) orgasmos más tarde, tengo el juguete en su ajuste más intenso y Ella está gimiendo y gritando de dolor y placer. ¿Porqué? Por que literalmente no habían pasado 25 minutos entre el primer orgasmo y el 9no orgasmo. Tuve que parar, pero no por la tortura, si no por que descubrimos un efecto secundario del Domi en ella; le daban deseos de orinar y no estábamos listo para el “wet play”.

    PERO…. ya que descubrimos eso, al otro día abrí sus piernas y me la comí mientras ella se masturbaba el clitoris con el Domi. Esta vez estábamos listos, y me orinó dos veces con cada uno de sus orgasmos. CHICOS, lo que es igual NO es ventaja. Experimenten, traten, hablen y complázcanse. Lo mejor del mundo es que tu pareja se pueda sentir cómoda siendo un/una depravado/depravada.