Un Mejor 2020

Ella me tienta – Lola

¿Como comienzo la historia? Se me hace difícil contar cosas que involucran otra personas ya que tratamos de mantener el anonimato de todo el mundo hasta el momento de hacer videollamadas o encontrarnos para comernos. Total, aquí va mi mejor intento de contarles este encuentro. Resulta que llevamos varios meses hablando con una chica de 19 años. ¿Que tiene eso de complejo? Pues, Yo tengo 36 y ella 26. En teoría, la chica puede ser mi hija si hubiese sido papá a la edad de 18 (pudo totalmente haber pasado por lo caliente que era y las veces que se rompió el condón a esa edad).

Quisiera poner una foto de la chica pero por respeto a ella no lo haré. Creo que la mejor palabra para describirla es…. inocente. Inocente para todo… Lola y yo llevamos años experimentando nuestro cuerpos y sabemos que nos gusta y que no, ¿pero ella? A ella le faltaba probar una chica. Todo empezó con mensajes inocentes que terminaron con Lola y ella masturbandose por vídeo llamada. Nunca había visto una chica disfrutarse tanto una session de masturbación con Lola. Se mordía los labios, se tocaba y se mojaba mientras veía a Lola venirse ves tras vez. No pude evitarlo y terminé cogiendo a Lola en 4 hasta que todos nos vinimos de una. Luego de esto la relación pasó a mensajearnos a diario, y sobre todo compartir las calenturas. Durante meses intercambiamos mensajes de texto, fotos y vídeos eróticos. Pero la realidad es que queríamos tenerla. Lola quería quitarle la virginidad lésbica a la chiquita. Meses de intentar y no lo logramos, la realidad es que nos decepcionamos un poco y pensamos que jamás iba a pasar, los momentos perfectos claramente son difíciles de lograr.

“Haciendo venir a Lola”

Un buen día decidimos llegar hasta su lugar de trabajo. Irónicamente nos la encontramos en la entrada de su trabajo y me reconoció de inmediato a mi. En un segundo si su cara de preocupación, excitación y sobre todo duda. Pasamos alrededor de unas horas en su área de trabajo donde Lila y ella intercambiaron esas miradas calientes y yo solo podía imaginarme la escena entre ellas. Los mensajes esa noche fueron más que calientes. Así que le dejamos una tarjeta de hotel con el número del cuarto y nos fuimos esperando que llegara en algún momento. De más está decir que al entrar Lola y yo nos sacamos chispas y no pude evitar venirme dentro de ella.

Al otro día, nos dimos cuenta que nunca llegó. Que nos quedamos esperando a la chica y nos dijimos, “si no paso anoche, jamas va a pasar”. Minutos más tardes, “¿Donde están?. Y ese Segundo supimos que iba a pasar. Así que la invitamos a nuestro cuarto y esperamos. LARGAS horas más tarde recibimos la llamada, “estoy abajo en recepción”. Lola brincó de su cama y se dio el baño más rápido de la historia mientras yo salía a buscarla. Usa a un pantalón corto de tela y una blusa corta. Entro a nuestro cuarto y noté el nerviosismo de ambas. De Lola porque no sabía hasta donde podía llegar (no discutimos con ella esto de ante mano) y de la chica por que nunca había estado con otra mujer. Así que comenzamos a hablar de donde era que íbamos a cenar juntos y de que hacíamos para vivir. No se cual fue la excusa pero me fui al baño para darle privacidad. Al salir, escuché el sonido peculiar de besos. Miro a mi derecha y Lola tiene su lengua en las amígdalas de la chiquita, completamente desnuda y la manos de ella en sus tetas y viceversa. Entendí mi rol, me tocaba mirar como Lola le quitaba la virginidad a su chica. Era hermoso, así que procedí a hacer lo que todo buen hombre haría, masturbarme mientras mi chica se comía su nena. ¡La vida era hermosa! Vi como la chica por primera vez sentía una vagina en sus labios y vi como Lola de daba instrucciones de como chuparsela. Vi como Lola le enseño a chuparle los pezones. Vi la inexperiencia de la chica así que le acerqué, verga en mano, y le dije que tenía que hacer, como tenía que chupar a Lola y como darle dedo. Que Lola con uno no es suficiente y que meterle la mano hasta la muñeca está perfectamente bien. Un minuto más tarde Lola se vino y grito de placer. Verla se I desnuda fue tan Rico, que solo pude pensar que que pasaría la próxima vez que estuviéramos juntos.

Todavía la esperamos, creo que la asustamos. Pero la queremos a ella o algo más parecido. El domingo son las fiestas de la Calle San Sebastián en San Juan y pensamos que podíamos llevárnosla de viaje. VEREMOS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: