… Son Buenos pa’ la Ensalada

  • Se me hace bien difícil controlar mis depravaciones. Ya lo había discutido antes en este blog, no somos ninfomaníacos (eso tiene otras implicaciones) pero si somos hipersexuales. Es decir, no es que NECESITAMOS tener un orgasmo diario, pero es preferible. Como paso, no se, pero estuve un día solo en casa y me hacía falta mi chica. Así que recurrí a la vieja fiel y confiable, ¡conseguir mi orgasmo viendo porno! Ojo, trato de ver porno para algunas cosas en específico:
  • 1.Para excitarla haciéndola verme masturbar.
  • 2. Para entretenerme cuando mi chica no está.

    3. Para aprender nuevas y mejores técnicas.

    Así que, mi chica no estaba y decidí castigarme yo mismo. Tengo que admitir que lo que me excita del porno no tiene que ver con la chica que está en pantalla. La mayoría del tiempo termino viendo porno amateur y viniéndome sólo escuchando los gemidos de la chica. Lo que quiero decir con esto, es que el porno que me motiva es situaciónal. Lo bueno de esto es que en realidad no te encajonas en un solo tipo de porno, si no que estás abierto a explorar de todo (excepto sexo gay H/H, definitivo no me motiva). Les explico para que entiendan que no se como coño llegue a estar viendo chicas insertándose objetos en la vagina y/o ano. No se que me hizo quedarme viendo a una chica joven metiéndose lo que parecía un pepino gigante en su vagina, pero sin miedo, con gusto y tanto estuvo que sus gritos orgasmicos hicieron que me corriera. Dispare mi semen y me quede dormido sin titubear. Cuando volví de mi placentero sueño, le envié el vídeo a mi chica por mensaje de texto y en realidad lo dejé allí, sólo pensé en compartir lo que me hizo llegar al orgasmo.

    Que iba a pensar que a las horas mi chica me iba a enviar la foto de portada con un mensaje que leía, “para que me lo hagas a mi esta noche”. Tengo que admitir que no fue esa noche, pero al día siguiente empezó nuestro juego diario. Le pedí que se acostara boca arriba y no tarde en buscar ambos pepino. Solo escuché una voz que me dijo desde la cama, “escoge el más derecho”. Ya desde ese momento sabía que me iba a ir bien. Procedí a lavar el vegetal con jabón desinfectante y a secarlo. Me posicione entre sus piernas abiertas y sin medir palabra comencé a jugar con su sexo. Para mi fue más que excitante ver como con cada pulgada que la desgarraba, sus gritos de placer y dolor se mezclaban. Por experiencia solo le dije que no la quería partir así que ya sabía donde detener la salvajada de penetración en su vagina. Quería verla venir, así que prendimos el Domi (su vibrador favorito) y lo combinamos con cada penetrada del pepino.

    Les juro que jamas la había visto tan cremosa y excitada. Su orgasmo fue solo uno, pero fue tan intenso que expulsó el pepino y justo detrás una catarata de sus jugos.

    Ver como tu pareja se viene y verla botar todos sus jugos es estúpidamente excitante. Hay vídeos… pero nos los reservamos. Si nos añades a Facebook o a Twitter y nos escribes al DM, lo podemos pensar.

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: